jueves, 2 de enero de 2014

Fuentes del Derecho del Mercado Financiero



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Hay que distinguir entre una regulación supraestatal (fundamentalmente, Directivas Comunitarias) y la estatal (por el título competencial del 149.1.11 de la Constitución: regulación de las bases del crédito, banca y seguros... ello deja ámbito a las Comunidades Autónomas para las Cajas de Ahorro, por ejemplo).

Banco espana
Antigua fotografía del Banco de España.

La primera ley con una consideración global del Sistema Financiero es la Ley 44/2002, de 22 de noviembre o de Medidas de Reforma del Sistema Financiero (Ley de Reforma Financiera), traspone al Ordenamiento jurídico español la normativa comunitaria, para asegurar a las entidades financieras españolas un marco legal eficiente y competitivo con el de los Estados comunitarios. Trató de favorecer las condiciones de financiación de las PYMES y de reforzar la protección de los usuarios de servicios financieros, haciéndose eco de la crisis provocada por los escándalos Enron/Andersen, Gescartera o Parlamat, aportando normas sobre operaciones con información privilegiada y abuso de mercado. La Ley gira sobre tres ejes, que son los tres mercados financieros: el de crédito, el de valores y el de seguros. Aquí nos interesan los dos primeros sectores.

- Ley en el sector bancario


En el sector bancario la ley fundamental es la Ley 26/1988 de 29 de julio de Disciplina e intervención de entidades de crédito. Cada una de estas entidades tiene su propia normativa reguladora. Hay que tener en cuenta, además, la potestad reglamentaria del Ministerio de Economía y Hacienda, y por delegación, del Banco de España, a través de sus Circulares. Finalmente, los usos bancarios. Por su parte, la entidad de supervisión en el sector se rige por la Ley 13/1994, de 1 de junio de autonomía del Banco de España.

- Ley en el Mercado de Valores


En el Mercado de Valores la Ley 24/1988 de 28 de julio del Mercado de Valores y otras normas posteriores para su desarrollo, como el R.D. 1814/1991 que reguló los mercados de futuros y opciones o la Ley 3/1998, en orden a la desregulación y transparencia del Mercado de Valores. Sobre transparencia de las sociedades cotizadas, tras el fracaso de las propuestas de "autorregulación" (Código Olivencia primero e Informe Aldama después), la Ley 26/2003, de 17 de junio ha establecido un conjunto de normas de buen gobierno corporativo.