sábado, 31 de enero de 2015

Los contratos publicitarios

Los contratos publicitarios (artículo 9 a 24 de la Ley General de la Publicidad), como contratos de resultado, son asimismo incluibles en la categoría genérica de los contratos de colaboración profesional.

Publicidad y contratos publicitarios

En los contratos publicitarios el anunciante (“persona natural o jurídica en cuyo interés se realiza la publicidad”; artículo 10) normalmente encarga, mediante el pago de la oportuna retribución, la realización profesional de la obra publicitaria y/o la efectiva difusión del mensaje publicitario, dentro —claro está—del marco de la publicidad lícita (es decir, publicidad no lesiva, veraz, leal y explícita) prevista por la propia Ley General de la Publicidad (artículo 3 y siguientes). En nuestro Derecho vigente se regulan cuatro grandes tipos de contratos publicitarios en una enumeración no cerrada sino dedicada a recoger únicamente las figuras principales, que pasamos seguidamente a conocer.

jueves, 29 de enero de 2015

El contrato de leasing: modalidades y naturaleza jurídica

El contrato u operación de leasing requiere, en su conjunto, el concurso de tres partes: el empresario, usuario o arrendatario que precisa determinados bienes para su actividad (generalmente bienes de equipo, plantas o instalaciones industriales), pero que no dispone o no quiere arriesgar los capitales necesarios para comprarlos; el fabricante o vendedor de los bienes en cuestión; y la sociedad de arrendamiento financiero o arrendadora (una entidad o establecimiento financiero de crédito) que intermedia en la operación prestando la oportuna financiación al empresario. A estos efectos, la sociedad de arrendamiento financiero adquiere en nombre propio el bien en cuestión, siguiendo las especificaciones del empresario o usuario, para cederle posteriormente su uso a cambio de una contraprestación consistente en el pago de cuotas periódicas.

Contrato de leasing o arrendamiento financiero

El contrato de leasing se completa además con una opción de compra en favor del usuario, ejercitable al término del plazo (plazo que suele coincidir con el periodo de vida útil del objeto), y a cambio del pago de un precio, que suele conocerse como “valor residual”. El empresario usuario puede optar así entre la adquisición del bien, su devolución a la sociedad de arrendamiento financiero (que a su vez podría cederlo a un nuevo usuario) o, en su caso, la celebración de un nuevo contrato de leasing.

miércoles, 28 de enero de 2015

El depósito bancario cerrado

Por el depósito bancario cerrado entregamos al Banco bienes o cosas [normalmente joyas, metales preciosos o documentos de valor jurídico (por ejemplo, un documento hológrafo)] con el fin de que este los custodie a cambio de una contraprestación.

Banco y deposito bancario cerrado

- La misión del banco en el depósito bancario cerrado: la custodia de la cosa


Estos bienes objeto de depósito bancario cerrado se entregan precintados con una finalidad de custodia. No se entrega la propiedad tal cual, generalmente se entregarán en cajas o sobres precintados. El banco los guarda en una suerte de búnker altamente protegido, con acceso restringido.

martes, 27 de enero de 2015

El crédito documentario: concepto, función económica y modalidades

Por crédito documentario se conoce al acuerdo que suscriben un banco y su cliente, a fin de que el primero (emisor), actuando a solicitud y de conformidad con las instrucciones de su cliente (ordenante), se comprometa a pagar a un tercero (beneficiario) una cantidad determinada, o a observar otras conductas solutorias, una vez hayan sido entregados los documentos correspondientes a una relación subyacente (generalmente una compraventa o una prestación de servicios).

Credito documentario y bancos

- Función económica del crédito documentario


Esta institución del crédito documentario nace con la finalidad de reducir los riesgos comerciales en el tráfico de mercancías entre distintas plazas, proporcionando mediante la participación de una entidad de crédito un mecanismo que permite atenuar la desconfianza que surge naturalmente de la lejanía de las partes en una operación de comercio internacional. Así, en el tráfico transnacional el crédito documentario es un medio de pago que se utiliza como instrumento para cubrir los posibles riesgos derivados del incumplimiento o cumplimiento defectuoso del contrato subyacente.

lunes, 26 de enero de 2015

La transferencia bancaria y el giro bancario

La transferencia bancaria y el giro bancario son dos típicas operaciones neutras de mediación bancaria en los pagos. Ambas presentan como finalidad económica común la de posibilitar la realización de pagos evitando el empleo de dinero en efectivo y proporcionando gran seguridad a las transacciones, al suprimir los riesgos de operar físicamente con numerario. Además, estas operaciones permiten que quede constancia documental del pago en dobles asientos contables, lo que facilita la prueba del pago realizado.

Cajero y transferencia bancaria

- La transferencia bancaria


La transferencia bancaria puede definirse como una operación que forma parte del servicio de caja de las entidades financieras, en virtud de la cual el cliente (ordenante) manda a su banco que, con cargo a los fondos que mantiene en él, abone una determinada cantidad de dinero en la cuenta de otra persona (beneficiario), que exista abierta en el mismo o en distinto banco, y que verifique las correspondientes anotaciones contables de cargo y abono, en sus respectivas cuentas corrientes.